Mostrar menú secundario

La Policía Local detiene a un hombre por intentar agredir a otro con una navaja

29
nov
2021

Los agentes también detuvieron a una mujer que sextuplicaba la tasa de alcoholemia permitida

La Policía Local de Logroño detuvo en la tarde del pasado viernes a un individuo por intentar agredir a otro con una navaja. Los hechos se produjeron en el entorno de la calle Huesca.

Se da la circunstancia de que el hombre fue agredido por la pareja actual de su exmujer. Los hechos se produjeron cuando acudió a recoger a la hija que el agredido tiene en común con su exmujer; la menor estaba acompañada por el detenido y actual pareja de la madre de la niña.

En ese momento comenzó una discusión entre ambos hombres y uno de ellos, presuntamente, comenzó a golpear de forma violenta el coche del otro, hecho que derivó en una pelea entre ambos en la que el detenido sacó una navaja con la que hirió de forma leve en una pierna al otro varón. La Policía Local se incautó de la navaja usada en la agresión y detuvo al individuo.

Además, tres personas fueron detenidas el sábado por violencia machista tras agredir a sus parejas.

A lo largo del fin de semana también se han registrado otras 15 intervenciones relacionadas con peleas o conflictos diversos en las que se han interpuesto cuatro denuncias por alteración el orden público tras su participación en peleas en vía pública. La Policía Local se ha incautado de tres navajas relacionadas con dichos conflictos.

También un individuo ha sido sancionado por la Ley de Seguridad Ciudadana por bajarse los pantalones al paso de los agentes y mostrar las nalgas con gestos y expresiones peyorativas.

En las intervenciones relacionadas con ruido se han interpuesto nueve denuncias por este motivo.

Detenida una mujer por sobrepasar la alcoholemia permitida

La Policía Local informa de que entre las intervenciones relacionadas con la seguridad vial destaca el caso ocurrido hacia las 21:00 horas del pasado sábado cuando recibió el aviso a través del teléfono de emergencias 092 de un vehículo que circulaba desde Fuenmayor a Logroño haciendo zig-zag de manera muy peligrosa.

Finalmente fue localizado en la zona de la Avenida de Zaragoza por una patrulla; el coche circulaba de manera lenta y errática, su conductora llegó a subir la rueda en la zona ajardinada de una de las glorietas y fue incapaz de percatarse de la presencia del coche policial que durante 400 metros le hizo señales luminosas y acústicas.

Realizada la prueba de alcoholemia, esta mujer dio una tasa de 1,41 Ml por litro de aire, lo que supone casi sextuplicar la tasa máxima de 0,25 (0,15 para noveles y profesionales).